Saltar al contenido

Cómo hacer maceteros de cemento

Los maceteros de cemento son una forma original y vistosa de colocar tus plantas, siempre embellecen los espacios porque tienen la capacidad de combinar a la perfección el suave y fresco toque natural de las plantas de jardín, con la firmeza, durabilidad y expresión estética del cemento. Por ello, aquí encontrarás los pasos a seguir sobre cómo hacer maceteros de cemento. 

¿Qué son los Maceteros de Cemento?

Los maceteros de cemento son un tipo de contenedor para plantas que tiene formas variadas, al ser de cemento son los más resistentes que existen; en ellos puedes colocar plantas diversas y se adaptan perfectamente a todo tipo de ambiente.

El cemento se puede utilizar para realizar infinidad de cosas, incluidos por supuesto los maceteros. Este material es duradero y versátil, pues se pueden crear elementos con diseños que suelen tener líneas simples o ser tan complejos como quieras. Contrariamente a lo que se cree, el cemento es un material muy fácil de manejar, solo debes hacer la mezcla correctamente. También puedes ayudarte con moldes, siguiendo los pasos indicados y con algo de técnica, paciencia y creatividad, lograrás hacer maravillosas creaciones que durarán toda una vida.

El cemento

Seguro que esto ya lo sabéis, pero nunca esta de más recordarlo 😀. El cemento es un material robusto, principalmente utilizado como material de construcción. Es un elemento que tiene una presentación en polvo, que  al mezclarse con agua u otras sustancias, cambia sus propiedades y forma una especie de pasta blanda, totalmente moldeable, que se endurece al poco tiempo, volviéndose duradero y muy resistente.

Paso a paso para hacer Macetas de Cemento

Para emprender la aventura de realizar tus propios maceteros de cemento, pon atención a los siguientes pasos y sigue las instrucciones al pie de la letra.

¿Eres de los que aprende más fácilmente con un vídeo? No hay problema, nuestros amigos de Brico Designs han realizado un vídeo genial en el que te lo explican perfectamente. Si después de verlo te quedan dudas, abajo tienes nuestros guía paso a paso.

Primer paso: Reúne los materiales

Para este proyecto necesitarás:

✔️ Dos contenedores de plástico de diferente tamaño.

✔️ Aceite antiadherente o en su defecto aceite para cocinar.

✔️ Arena, cemento y agua para hacer la mezcla.

✔️ Espátula, guantes.

✔️ Si quieres que tu macetero tenga un color específico, añade a la mezcla el que más te guste y que sea especial para cemento.

Segundo paso: Prepara los moldes

En este paso el objetivo es preparar los moldes para la mezcla. Selecciona uno de los recipientes de plástico, que debe estar limpio, para que sea el molde de tu macetero.

Luego debes colocar un segundo contenedor con la misma forma del anterior pero un poco más pequeño, esto es para que forme el interior de tu maceta. Este contenedor interno debe dejar suficiente espacio a los lados y en el fondo, cuando se coloque dentro del más grande.

Este espacio es el que se llenará con la mezcla de cemento que estás por realizar. La capa de mezcla debe tener un grosor de al menos de 1,5 centímetros, debes asegurar que el espacio entre los contenedores proporcione esa medida mínima.

Tercer paso: Cubre los moldes

En este paso vas a cubrir ambos lados de los contenedores con una envoltura de plástico, tratando que quede lo más lisa posible, es decir sin arrugas visibles, pues si las tiene la cobertura de plástico, también las tendrá la maceta terminada.

Si los recipientes tienen un recubrimiento ceroso, la envoltura no es necesaria. Otro método es utilizar el aceite para lograr una capa impermeable y resbalosa que te permita sacar fácilmente la maceta luego de que la mezcla se haya secado.

Cuarto paso: Mezcla y vierte

Aquí es donde realizas la mezcla del cemento; para esto debes colocarte los guantes que permitan tener protegidas tus manos en todo momento. La mezcla es relativamente fácil de hacer, solo debes agregar el cemento y el agua en las proporciones recomendadas en el empaque.

Estas cantidades pueden variar de acuerdo a la marca del cemento y los componentes que este tenga. En este momento puedes añadir el colorante para cemento de modo que se integre a la mezcla.

Una buena manera de lograr que el cemento y el agua se integren perfectamente, es utilizando una cuchara de madera o una barra para revolver hasta que los ingredientes luzcan homogéneos. El cemento húmedo que está bien mezclado tiene apariencia de mantequilla cremosa.

Una vez que esté lista la mezcla, debes proceder de inmediato a colocarlo en los contenedores que has preparado.

Quinto paso: Coloca el cemento

Coloca la mezcla de cemento con cuidado en el recipiente más grande (previamente preparado) de manera de tengas una capa gruesa de más de 1,5 cm de espesor. Esta medida es importante, ya que de lo contrario no tendrá fuerza la estructura y se quebrará al usarlo.

Cuando llegues a esta medida, debes agregar un poco más para que suba por los lados al colocar el contenedor más pequeño sobre la capa de mezcla que acabas de poner.

Sexto paso: Ubica el contenedor interno

Se trata de colocar rápidamente el contenedor más pequeño que va en la parte interna, una vez puesto en su lugar y asegurándote de que tenga una posición lo más centrada posible, se vierte el resto de la mezcla en el espacio que queda entre ambos recipientes.

Séptimo paso: Asegura su posición

Ahora debes fijar el contenedor interno para que no se mueva, para esto puedes ayudarte con cualquier elemento pesado, una piedra podría servir y la colocas dentro del mismo para mantenerlo en su lugar.

Es buena idea golpear ambos contenedores contra la superficie de trabajo para lograr que el cemento se asiente. Luego se debe alisar con una espátula el borde entre ambos contenedores, para lograr un mejor acabado.

Octavo paso: Deja secar

Lo único que queda es dejar secar completamente, esto puede llevar varios días y si el clima está lluvioso o frío, se puede tardar más. Cuando el cemento esté completamente duro, procede a retirar el molde interno dando algunos golpes laterales para aflojarlo.

Extrae la maceta lista para darle los toques finales: primero con una lija fina puedes retirar cualquier imperfección, luego puedes aplicar la primera capa de pintura con el diseño que más te guste, además puedes realizar cualquier técnica para embellecer tu obra de arte. Por último, si quieres hacerle hoyos para el drenaje, este es el momento, solo debes taladrar la cantidad de hoyos que desees en el fondo del macetero. Ahora solo añades la tierra, el abono y está listo para plantar.

Otros artículos que te pueden interesar: